¡Pide tus prestamos online!

…de forma sencilla, rápida y cómoda.

¿Has oído hablar recientemente de los prestamos online y no tienes muy claro qué son y en qué se diferencian de los créditos y otros productos financieros que te ofrecen los bancos? No te preocupes, ya que te vamos a aclarar por qué te interesan especialmente los prestamos online inmediatos.

Como eres una persona con los pies en el suelo, sabes cómo se las ha gastado la crisis económica. Y tienes claro que los prestamos online se han convertido en una solución más que útil para ciertos problemas de dinero o para paliar algunas de las dificultades de financiación de las familias. Los ahorradores españoles han tenido que recurrir a sus condiciones propicias para solventar determinadas necesidades de dinero urgente.

Y es que la crisis que hemos atravesado desde 2008 hizo que los bancos perdieran la confianza en muchos de sus clientes. Entramos, por lo tanto, en un círculo vicioso, ya que una gran cantidad de clientes también perdió su confianza en la banca tradicional.

Como consecuencia de lo anterior, numerosos ahorradores e inversionistas repararon en entidades de crédito alternativas a la banca convencional. Se trata de hacer de la necesidad virtud, pues ayer como hoy ofrecíamos unas condiciones muy interesantes para sacar de apuros a nuestros clientes.

De hecho, queremos compartir contigo estas condiciones tan ventajosas, ya que creemos que pueden resultarte de utilidad. ¡Sigue leyendo, pues lo que te vamos a contar puede interesarte!

Tú también puedes necesitar prestamos online

Antes de esta última crisis, muchas personas, las cuales nunca habían tenido problemas de solvencia económica, pensaban que su banco no les iba a fallar nunca. Sin embargo, se llevaron la desagradable sorpresa de que, cuando más falta les hacía, su banco de siempre les dejó tirados.

Y te preguntarás en qué mejoran los prestamos online a los créditos de la banca tradicional. A continuación, te contamos sus beneficios.

Las ventajas de los prestamos online

 prestamos online

Lo primero que has de tener claro es cuándo debes recurrir a estos prestamos on line. Aquí no nos vamos a poner moralistas, ya que también puedes permitirte solicitar estos prestamos on line para darte alguno de esos caprichos que sabes que te mereces.

Por ejemplo, si tienes que pagar un viaje de vacaciones antes de que suba de precio en el plazo de una semana. O si quieres comprar un buen regalo para tu pareja por San Valentín, etc. El caso es que necesitas dinero y lo necesitas ya, así que los prestamos on line son una solución que te van a venir como anillo al dedo.

Asimismo, hay pagos muy importantes que puedes tener que afrontar y también requieren de una inversión rápida. El dinero de la fianza de un piso, la matrícula del colegio de tus hijos o una multa con recargo. En todos estos casos, es posible que, si no pagas a tiempo, pierdas la posibilidad de disfrutar de algún servicio o tengas que pagar a posteriori una cantidad mayor.

Por lo que respecta a las ventajas más claras de los préstamos online que te ofrecemos, hay una que ya aparece citada hasta en su propia denominación. Se trata de la posibilidad de pedir estos préstamos vía Internet, lo que facilita mucho todas las gestiones.

Podrás hacerlas desde la comodidad de tu casa y sin necesidad de perder tiempo en largas colas ante las ventanillas de las sucursales ni de dejarte dinero y más tiempo en la consecución y entrega de la farragosa documentación.

Cómo funcionan los prestamos online

En el momento que decidas dar el paso a solicitarnos un préstamo de este tipo, encontrarás un simulador en la web que te dará la idea exacta de lo que va a costarte esa sencillísima operación y en cuánto tiempo devolverás el dinero. Y sobre todo, comprobarás algo importante: que nadie va a colarte ninguna comisión inesperada ni a obligarte a tragar con ningún producto vinculado.

Pues bien, una vez que te hayas planteado seriamente esta opción, los requisitos que en la mayoría de los casos deberás cumplir (no te asustes, son poca cosa) son los siguientes:

  • Una solución más rápida, flexible y transparente de financiación.
  • Una solución perfecta para resolver tanto gastos fijos como imprevistos del día a día.
  • Una solución a corto plazo buscando siempre el beneficio del cliente de cara a largo plazo.

Una vez que tengas todo eso claro, elige la cantidad que deseas recibir, desde 200 a 800 €, y el plazo en el que deseas amortizar tu préstamo, que para esas cantidades será de un máximo de 6 semanas.

Una vez que se aprueba tu solicitud recibirás un correo electrónico y un SMS con los detalles de tu crédito. Si aceptas los términos y condiciones, recibirás el dinero en tu cuenta en 15 minutos.

Como ves, un procedimiento ágil y sencillo con el que podrás disponer del dinero para tus gastos imprevistos.

La flexibilidad de los prestamos online

Las facilidades que te dan los prestamos on line tienen mucho que ver con la aplicación de las nuevas tecnologías. Ten en cuenta que necesitarás recibir el préstamo con rapidez, ya que has de hacer frente a un pago cuyo en tiempo récord.

Por lo tanto, agradecerás que no te pidan excesiva documentación sobre las garantías y que, en todo caso, la puedas enviar por correo electrónico. A grandes rasgos, solo habrás de rellenar ciertos datos personales y bancarios y confirmar que tienes una fuente regular de ingresos.

El sistema informático sofisticado que recibe esta información está capacitado para aprobar tu solicitud de préstamo online y te mandará una confirmación.

Se trata, como puedes ver, de un procedimiento que te ahorra salir de casa y aguantar colas en los bancos. Es ágil y te da comodidad y confort. Una vez aprobado tu préstamo, te llegará en un cuarto de hora a tu cuenta corriente y ya podrás disponer del dinero para tus gastos.

Los prestamos online inmediatos que necesitas

No sabemos si te habrá pasado o no, pero puedes imaginarte que, hoy en día, los bancos te van a pedir un montón de garantías para abrir contigo una línea de crédito o darte un préstamo. Es su manera de cubrirse las espaldas y cumplir con los objetivos en materia de reducción de riesgos, una consecuencia de las “alegrías” con las que fluyó el dinero durante la época de la burbuja inmobiliaria.

Por eso, puede que cuando tengas unas necesidades reales de dinero no te venga muy bien pasar por el examen de la banca tradicional. Dos son los motivos que pueden desincentivarte a la hora de tocar a esa puerta. Por una parte, que te pidan unas garantías que no puedas cumplir (acreditar que cobras una nómina mensual, contar con un aval de gran magnitud…). Por otro lado, las gestiones (particulares y con el banco) para cumplimentar estos requisitos pueden llevarte un tiempo que, de cara a realizar un pago, no puedes perder.

Precisamente, los prestamos online inmediatos te solventan la papeleta de la urgencia del pago. Ten en cuenta que puedes necesitar abonar una multa con rebaja por pronto pago o las tasas de una licencia de actividad para abrir el negocio que te ha de dar de comer.

Por lo tanto, los prestamos online inmediatos te garantizan la máxima rapidez (menos de un cuarto de hora) en la llegada de tu dinero. Y solo tendrás que acreditar contar con una fuente de ingresos regular y otros requisitos de escasa exigencia: tener entre 18 y 65 años, disponer de un móvil para recibir notificaciones…

La inmediatez con la que recibirás el dinero se debe a la posibilidad de realizar los trámites (información personal y bancaria, solicitud de la cantidad prestada y del plazo de devolución…) vía Internet. Es decir, desde la comodidad de tu propia casa. Como consecuencia de ello, te ahorrarás tiempo y dinero en el pesado papeleo y las esperas interminables ante las colas de las sucursales.

Y es que solo tienes que entrar en la web, crear tu cuenta de usuario y seleccionar las condiciones de tu préstamo online inmediato que te interese. La configuración de la cantidad y del plazo determinará los honorarios que has de pagar y, si todo está en orden (los formularios de documentación que habrás rellenado), se validará tu operación y podrás disponer del dinero, de inmediato, en tu cuenta bancaria.