Préstamos personales online

Te ayudamos a buscar la solución más adaptada a tus necesidades
La nueva era del prestamo online
3 Oct 2016

La nueva era de la financiación

Sin lugar a dudas, nos encontramos en la era del prestamo online. Hoy en día, optar por uno de estos productos te parecerá algo de lo más normal, una cuestión de necesidad. Pero, hace 30 años, estos prestamos online ni existían.

¿Qué es lo que ha pasado, durante todos este tiempo, para que los préstamos online se hayan convertido en parte de tu vocabulario financiero más a mano? Quizás pueda sonarte un poco exagerado, pero, al fin y al cabo, se trata de una especie de cuestión de selección natural.

La necesidad de los préstamos online que se convirtió en virtud

Hace una década, antes de que España atravesara una de las crisis económicas más radicales de su Historia, los ahorradores e inversionistas del país no tenían tan complicado como ahora el acceso al crédito. Más bien, sucedía todo lo contrario. Los bancos concedían algunos créditos sin demasiadas garantías de devolución.

La obligación de cuadrar las cuentas de estas entidades, tras una crisis que discurrió paralela a la de la ciudadanía, impuso severas restricciones a los préstamos (nóminas, avales, etc.).

Por lo tanto, los ciudadanos vieron cómo les costaba más conseguir créditos para necesidades concretas. En este contexto, los préstamos online se convirtieron en las soluciones idóneas.

Las condiciones que te ofrecen los préstamos online

Precisamente, los préstamos online destacaron por llenar el vacío de los créditos que, sistemáticamente, empezó a negar la banca convencional. Sus ventajosas condiciones los hacen especialmente recomendables para satisfacer tus necesidades de dinero urgente. De dinero para gastos como evitar el recargo de una multa o realizar una inversión fundamental para la competitividad de tu lugar de trabajo.

En primer lugar, no se te imponen las estrictas exigencias de avalistas o nóminas, pues basta con acreditar unos ingresos regulares. La segunda condición favorable consistía en la rapidez con la que te llega el dinero. Esta inmediatez, fundamental para las necesidades de tus pagos e inversiones, deriva del ahorro de tiempo y dinero relacionado con la posibilidad de realizar los trámites online. Y es que la comodidad que te da llevar a cabo las gestiones vía Internet te permite evitar las pesadas colas frente a las ventanillas de los bancos y los interminables y farragosos papeleos a presentar.

Tu préstamo online por la vía rápida

Te preguntarás, por lo tanto, cómo puedes acceder a tu crédito rápido (entre 1.000 y 3.000 euros a devolver entre medio año y año y medio, por ejemplo). A grandes rasgos, tienes que recurrir a un seleccionador de préstamos de la web y elegir cantidades y plazo de devolución, lo que generará también unos honorarios.

Basta con que aportes unos sencillos datos personales y económicos: edad (entre 18 y 65 años), número de teléfono, ingresos regulares, cuenta corriente… En menos de un cuarto de hora, recibirás tu dinero.

Deja un comentario