Creditos personales

Faltan unos días para cobrar y de repente te surge un imprevisto económico que no puedes afrontar. ¿Te suena esta situación? Si estás cansado de tener que recurrir a amigos y familiares, o si tu banco de toda la vida hace tiempo que dejó de apoyarte… es hora de que conozcas todo lo que los creditos personales pueden hacer por ti.

¿Qué son y qué caracteriza a los creditos personales?

Un credito personal es una cantidad de dinero que un acreedor te facilita en momentos de especial delicadeza financiera. De este modo, gracias al apoyo puntual del acreedor, puedes afrontar los imprevistos que, de otra forma, podrían causarte graves problemas de diversa índole.

Como puedes imaginar, estos créditos comenzaron a extenderse cuando, con el inicio de la actual crisis económica allá por el año 2008, los bancos tradicionales dejaron de confiar en las pocas garantías que les ofrecían sus clientes de devolver los préstamos. Para ayudar a esos clientes desamparados aparecieron determinadas entidades financieras suponiendo una tabla de salvación para las personas que no pueden o quieren acudir a los bancos a solicitar un préstamo.

Creditos personalesLos creditos personales se caracterizan por no ser muy altos, a diferencia de los préstamos hipotecarios. Además, los intereses que tienes que pagar suelen ser también pequeños, por lo que puedes devolverlos en el tiempo que hayas determinado casi sin darte cuenta. Por otra parte, se facilitan los trámites de petición y concesión de estos préstamos hasta el punto de que en apenas unos minutos y varios clics sabes si te conceden o no el crédito solicitado, sin necesidad de andar recopilando papeleo.

¿Cómo puedes conseguir creditos personales?

Tal y como te hemos comentado, conseguir un credito personal es muy fácil, rápido y cómodo. Solo tienes que tener una edad comprendida entre los 18 y los 65 años, residir en España, no ser moroso, disponer de teléfono móvil y contar con una cuenta bancaria y tarjeta de débito/crédito.

Contando con esos requisitos, solo tienes que solicitar tu credito personal indicando el proyecto, la cantidad y el tiempo de devolución. Se estudia la viabilidad del préstamo y enseguida se recibe la respuesta. En caso de ser aceptada la petición, el dinero es ingresado rápidamente en tu cuenta bancaria. Luego solo tienes que ir devolviendo mensualmente el préstamo.

Ventajas de los creditos personales

Inmediatez, comodidad, sencillez y oportunidad son solo algunas de las ventajas que ofrecen estos créditos. Así, gracias a la flexibilidad de los mismos y a la facilidad para recibirlos y devolverlos, miles de clientes deciden a diario confiar en estas entidades financieras para conseguir un dinero rápido con el que hacer frente a unos problemas que los bancos tradicionales no se molestan en atender.

Los creditos personales se han convertido en unas de las opciones favoritas de las que disponen los autónomos y ahorradores españoles a la hora de financiar sus proyectos y gastos.

A continuación, te vamos a contar las características principales de estos productos financieros. Pero, para entender las dimensiones que han adquirido en las economías domésticas, tenemos que empezar por presentar algunos antecedentes.

En primer lugar, tenemos que remontarnos a la crisis económica atravesada por nuestro país a partir de 2008. Esta crisis supuso un antes y un después en la relación de los bancos con sus clientes. La banca fue reflotada e intervenida por el Estado, que le impuso medidas de ajuste. Entre dichas medidas de ajuste, se encontraba la de ser más rigurosos con los créditos que se concedían, puesto que se había comprobado que una importante cantidad de ellos no era devuelta.

Como estas situaciones suponían un evidente problema para los bancos, sus departamentos de riesgos empezaron a solicitar más exigencias a quienes pedían los créditos, además de a hacerlas más severas. En la práctica, esto se tradujo en una drástica disminución del acceso al crédito.

Pero, como te puedes imaginar, las necesidades de dinero con cierta urgencia no iban a remitir, por lo que los pequeños empresarios y ahorradores comenzaron a buscar alternativas a sus bancos de toda la vida. En este contexto, empezaron a hacerse más populares los anuncios de las entidades de crédito alternativas. Sus productos financieros existían desde hacía años, pero las dificultades para conseguir los créditos implicaban que iban a ganar cuota de mercado.

Se produjo entonces un acercamiento entre la oferta y la demanda. Pero a nosotros, sobre todo, nos interesa comentarte las ventajas asociadas a este modelo de acceso al crédito. Toma nota de las que, en las siguientes líneas, te vamos a contar.

¿En qué consisten los creditos personales de la banca alternativa?

Estos productos financieros ya tenían, antes de la crisis financiera, numerosos seguidores. Personas que estaban interesadas en las especiales condiciones que les ofrecían. El nuevo contexto iba a hacer que otras se acercaran a ellos por necesidad y, finalmente, quedaran convencidas de sus beneficios.

Y es que, sobre todo, los nuevos clientes de estos productos buscaban evitar los duros requisitos que estaban fijando los bancos para concederles créditos. Requisitos como acreditar una nómina, contar con un aval o no aparecer en los censos de morosos de entidades como ASNEF y RAI.

Sin embargo, no se trataba de la única ventaja relativa a optar por buscar un acceso al crédito ajeno al de la banca tradicional. Importaba mucho también el hecho de que este dinero se necesitaba con la máxima rapidez. En ocasiones, muchos clientes requerían conseguir el dinero con gran urgencia; por lo que, aunque estuvieran en condiciones de cumplir las garantías exigidas por los bancos, no les compensaba esperar a reunirlas. Necesitaban el dinero ya y poco tiempo después este no les servía para su fin inicial. Estos perfiles de clientes, de hecho, eran los que predominaban antes de que empezaran a sentirse los rigores de la crisis económica.

En este sentido, te recordamos que los creditos personales de los que te estamos informando no están exentos de condiciones, pero estas son más fáciles de cumplir y algunas de ellas (edad, contacto, etc.) son meramente legales o informativas. Por ejemplo, puede que no estés en nómina de ninguna empresa, pero eso no significa que no puedas acreditar tu capacidad para devolver un crédito. Así que bastará la demostración de que tienes ingresos regulares (como los que consiguen quienes trabajan en sectores relacionados con las obras y los servicios o el trabajo en calidad de freelance) para poder disfrutar de tu crédito personal.

Por otro lado, son las facilidades asociadas a trabajar vía Internet las que permiten que el dinero pueda llegar con la mayor rapidez a tu cuenta personal. Y es que poder realizar las gestiones online te va a ahorrar un tiempo precioso que antes se perdía en los trámites a realizar en las sucursales del banco, además del dinero que tenías que invertir en las fotocopias de los documentos.

Sin duda, este sistema te va a resultar mucho más cómodo, puesto que no vas a tener que ceñirte a los horarios de los bancos y vas a poder realizar la gestión que necesites desde tu casa y a la hora que te venga bien. De este modo, conseguirás el dinero que te hacía falta para esos pagos que no pueden esperar. Pagos como los de una multa con recargo, un producto en oferta que pronto subirá de precio o los arreglos que tengas que llevar a cabo en tu negocio particular y sin los que no podrás abrir y empezar a ganar dinero.

En definitiva, los creditos personales se ajustan, como anillo al dedo, a las necesidades de financiación de los empresarios y ahorradores de hoy en día.